Coronavirus: ¿Cómo enfrentarlo en las escuelas?

Como todos sabemos, la aparición de casos de COVID 19, enfermedad provocada por el coronavirus y que hasta hace unos días era un problema que veíamos de lejos atacando a otros países, es ya una realidad en México.

Sin embargo, hasta este momento y como ya lo han mencionado Hugo López-Gattel, (Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud), Esteban Moctezuma Barragán (Secretario de Educación) y el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador, la situación no debe ser motivo de alarma,  no habrá cierre de colegios ni lugares públicos y las medidas de contención necesarias están siendo implementadas de manera oportuna.

¡Que no cunda el pánico!: mitos y realidades del coronavirus

Lo más importante es que las declaraciones anteriores han sido hechas con el fundamento de que si bien el coronavirus representa un importante riesgo para nuestra salud, éste no es mayor al que implican otras enfermedades como la influenza y en ese sentido, nuestra mayor responsabilidad es mantener la calma y actuar siguiendo los protocolos que se nos indiquen.

No olvidemos que el virus más peligroso es el miedo y que si permitimos que ese sentimiento llegue a niveles de pánico colectivo, en vez de ayudar a controlar la situación de manera rápida y efectiva, nos convertiremos en catalizadores de sus posibles efectos.

Aquí, una imagen compartida por la OMS (Organización Mundial de la Salud), sobre algunos mitos y realidades del coronavirus:

Una respuesta efectiva: lo que aprendimos del pasado

A poco más de una década de la pandemia de influenza AH1N1, la sociedad mexicana ha aprendido ya de los errores y los aciertos del pasado. En esos momentos vivimos el cierre total de escuelas y diversos espacios públicos y enfrentamos la realidad (para muchos quasi apocalíptica) de vernos salir con cubrebocas, guantes y geles, sólo para lo que era indispensable.

Ahora sabemos que gracias a la participación ciudadana y a la respuesta de las autoridades, tenemos la posibilidad de salir avanti ante una situación de emergencia pública de este tipo y más aún, tenemos los valiosos conocimientos que nos ha dejado la experiencia.

Entonces… ¿Qué debemos hacer en casa y en la escuela?

Lo primordial es seguir las indicaciones que nos han proporcionado la SEP y las autoridades de Salud Pública, teniendo en cuenta lo siguiente.

  • Lavarse las manos constantemente con agua y jabón y frotando vigorosamente desde los codos hasta las uñas.
  • Evitar tocarse la cara (especialmente ojos, boca y nariz.
  • Mantener limpias y, de ser posible, desinfectar todas las superficies en casa y colegio, así como en los medios de transporte que se utilicen.
  • Evitar cercanía con personas que presenten síntomas.
  • Evitar saludos de mano y besos.
  • Evitar compartir alimentos y bebidas.
  • Si se presentan síntomas:
    • Acudir de manera inmediata a una consulta médica.
    • No enviar a los niños a los niños al colegio
    • No presentarse al centro de trabajo.
  • Utilizar cubrebocas (recordemos que en este punto se ha insistido mucho ya sobre el hecho de que sólo es funcional para que las personas infectadas ayuden a evitar contagios, por lo que los individuos sanos NO NECESITAN utilizarlos).
  • Evitar compras de pánico, tanto de medicamentos y otros suministros médicos, como de víveres.

La responsabilidad de padres y colegios: prevenir, contener y reaccionar

Tengamos presente que como docentes y padres de familia, somos los primeros en quienes recae la obligación de estar informados y de brindar a nuestros niños y jóvenes la contención necesaria para que estén tranquilos y actúen responsablemente, así como de ser ejemplo en cuanto a la aplicación de las medidas de prevención y/o cuidados que se requieran para la erradicación de esta enfermedad.

                                                                                                          Alejandra Ruiz S.

                                                                                                          Directora General