Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: Lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

A raíz del anuncio realizado por la Secretaría de Educación Pública en cuanto a ciertas reformas estructurales en el marco curricular del Modelo Educativo Mexicano (como la “transformación” de los grados escolares que conocemos actualmente por Fases de aprendizaje divididas en campos formativos), las reacciones, las preocupaciones y las incontables preguntas no se han hecho esperar dentro de nuestras comunidades escolares.

Lo cierto es que, antes de dar una opinión en contra o favor, es preciso tener en cuenta algunos aspectos fundamentales: por un lado, todos sabemos que todo cambio es bueno y, en este sentido, la educación es un proceso vivo que debe transformarse y evolucionar con el mundo; por el otro, necesitamos conocer, estudiar y analizar a fondo la propuesta desde el punto de vista pedagógico, formativo, social e incluso (aunque no parezca importante) administrativo.

Por lo pronto, es importante hacer una breve revisión de los datos más importantes que conocemos hasta hoy al respecto de esta reforma educativa y de las acciones que podemos ir tomando en consecuencia.

Lo que sí sabemos

  • El Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 de la SEP plantea un nuevo modelo educativo dividido en 6 fases de aprendizaje y 4 campos formativos, que deberá implementarse en los niveles de educación básica de todo el país. 
  • El objetivo de las autoridades educativas es “dedicar mayor tiempo a procesos cognitivos y sociales y culturales que las y los estudiantes requieren para el desarrollo óptimo de sus capacidades”, así como “lograr que nuestras niñas, niños y adolescentes desarrollen autonomía y pensamiento crítico, pero a la vez un mayor apego e interés por su familia y por las personas con quienes conviven y comparten su vida”.
  • Según el plan presentado, las primeras dos fases de aprendizaje no contarán con asignaturas, mientras que en las cuatro fases restantes (primaria y secundaria) las asignaturas se dividirán en cuatro campos formativos:
    • Lenguajes.
    • Saberes y pensamiento científico.
    • Ética, naturaleza y sociedad.
    • Temas de lo humano y lo comunitario.
  • Las fases de aprendizaje quedarían estructuradas de esta forma:
    • Fase 1. Educación inicial. Con el objetivo de “potencializar el desarrollo integral de las niñas y los niños de cero a tres años de edad, en un ambiente rico en experiencias afectivas, educativas y sociales, y el acompañamiento de las familias en el sostén de las crianzas”.
    • Fase 2. Educación preescolar. Enfocada a alumnos y alumnas de tres a seis años de edad, priorizando el desarrollo de los lenguajes verbales, no verbales, gráficos y artísticos al considerarse como elementos fundamentales para que niñas y los niños se comuniquen, convivan e interactúen entre sí.
    • Fase 3. Primero y segundo de Primaria. Para alumnos de seis a nueve años de edad y conel objetivo de “favorecer en las y los estudiantes el uso gradual y continuo de múltiples lenguajes, como los de las artes, las lenguas maternas y las segundas lenguas, para comunicarse, interpretar, representar y difundir manifestaciones culturales y artísticas”.
    • Fase 4. Tercero y cuarto de Primaria. Para estudiantes de nueve a once años de edad y dividido en cuatro categorías: lenguajes, saberes y pensamiento científico, de lo humanitario y lo comunitario y ética, naturaleza y sociedad.
    • Fase 5. Quinto y sexto de Primaria. Se considera prioritario el conocimiento y el aprecio de la diversidad lingüística y cultural de México, “fundamentado en las lenguas y los saberes de los pueblos indígenas, es un propósito esencial de la educación básica”.
    • Fase 6. Primero, segundo y tercero de secundaria. “El campo considera la enseñanza del inglés como lengua extranjera, con la idea de generar un intercambio intercultural, en el que el inglés sea visto como una posibilidad expresiva adicional que permite que las niñas y niños desarrollen su comprensión y uso de la lengua”.
  • En cuanto a las estrategias de evaluación, la Secretaría señala que “estas deben ser claras y flexibles, por lo que es importante que se identifique qué, cómo, para qué y cuándo se va a evaluar, así como a las y los sujetos involucrados (docentes, estudiantes, grupos y escuela en general), estableciendo criterios claros y graduales que permitan dar acompañamiento activo a las niñas, niños y adolescentes durante los procesos de enseñanza y aprendizaje, otorgándoles un sentimiento de control sobre su aprendizaje”.
  • Por ello, las pautas para las evaluaciones serán:
    • Documentar en la medida de lo posible lo que hacen las niñas, niños y adolescentes durante los procesos formativos; las tareas, exposiciones o un examen como única evidencia de su aprendizaje «es insuficiente».
    • Identificar de manera específica las áreas de oportunidad de las y los estudiantes en relación con su aprendizaje.
    • Dar retroalimentación continua, siempre utilizando un lenguaje descriptivo y generando la posibilidad de que realicen ajustes y regulaciones a sí mismos.
  • El nuevo Marco considera a los maestros como factores clave para la nueva propuesta curricular ya que “en los últimos tiempos hemos comprobado cómo las y los docentes se convirtieron en auténticos líderes comunitarios”.
  • Las familias también tendrán un lugar preponderante en este cambio porque «la educación que estamos proponiendo no está constreñida al aula, sino que va más allá: compete a la casa, a la plaza, al mercado, al parque, al espacio público y comunitario, desde la interculturalidad y la igualdad de género”.
  • Al parecer el plan iniciará en 2022-2023, con programas piloto en 1ero y 2do de Primaria y 1ero de Secundaria y quedaría completamente implementado en 2024.

Lo que podemos hacer

La SEP ha demostrado (especialmente en la últimas décadas) que cuenta con programas muy completos y bien elaborados que no nada más se enfocan en el desarrollo de las competencias esenciales, promueven el trabajo colaborativo y vinculan los contenidos, sino que además se preocupan por el fortalecimiento de las distintas áreas que conforman al ser humano (incluyendo materias como Vida Saludable, Igualdad de Género e Interculturalidad Crítica).

Por ello, como hemos logrado hacerlo hasta ahora y mientras los nuevos programas no sean implementados oficialmente, debemos continuar trabajando en:

  • Fortalecer la parte emocional y las habilidades sociales de los alumnos.
    • Recuperar, desarrollar y/o reforzar los procesos cognitivos, habilidades y competencias que les correspondan de acuerdo con su etapa de desarrollo.
    • Subsanar el rezago académico, haciendo especial énfasis en las poblaciones y comunidades más afectadas.
    • Re-conectar a los alumnos con los hábitos que les dan estructura y estabilidad (cuadernos, lectura, modales, tolerancia, disciplina, etc.).
    • Promover la sana competencia, el trabajo en equipo y demás valores que se adquieren por medio del deporte.
    • Utilizar la enseñanza de las artes como un pretexto para motivar la expresión de sentimientos e ideas, así como para permitir el desarrollo de la imaginación y la creatividad.
    • Realizar un trabajo diario enfocado a la comprensión lectora y el seguimiento de instrucciones.

Lo que debemos esperar

Aunque a la fecha ya se han dado a conocer los planes de estudio completos y algunos otros datos relevantes sobre el nuevo programa, aun nos queda esperar que ciertos aspectos sean clarificados por las autoridades o bien, asilados por las instituciones educativas y el personal docente, entre ellos:

  • Conocer a profundidad el programa completo, los objetivos generales y específicos que pretende lograr y el marco teórico en el que se fundamenta.
    • Esperar las disposiciones oficiales acerca de la capacitación a maestros, la inversión en materiales de apoyo y la implementación general del programa a nivel nacional (piloto y completo).
    • Definir los tiempos esperados para lograr un migración total del Modelo Educativo.
    • Conocer con claridad las herramientas de evaluación que deberán utilizarse para acreditar los conocimientos adquiridos, las progresiones de aprendizaje, los grados escolares o las fases de aprendizaje.
    • Establecer la forma en la que se analizarán los resultados de este Nuevo Marco a corto, mediano y largo plazo.

¿Una verdadera “transformación” de la educación mexicana?

En conclusión, poco podemos decir, por el momento, sobre una propuesta de la que conocemos tan poco, que aún nos presenta varias interrogantes y con la que habremos de trabajar por un largo tiempo para poder afirmar o negar su efectividad; sin embargo, nuestro trabajo hoy, como colegios y familias, debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer y aplicarlo y enriquecerlo buscando siempre más: teniendo siempre en cuenta la filosofía y valores de cada institución, aprovechando los avances científicos y tecnológicos globales con los que contamos hoy y, dejando claro, en todo momento, que el objetivo primordial de nuestra misión es esforzarnos por formar seres humanos con una identidad clara y bien definida, que desarrollen a plenitud su inteligencia y que, ante todo, se reconozcan como personas íntegras: que aman y protegen a los demás, que saben darse a otros, que cuidan y respetan a su planeta, y que utilizan el conocimiento y la tecnología para crear soluciones y resolver los problemas del mundo real y global en el que viven.

                                                                                   Alejandra Ruiz S.

                                                                                   Directora General