¿Nueva normalidad = Nueva maternidad? ¿Por qué este Día de las Madres fue diferente?

Tres largos años pasaron desde la última vez que pudimos festejar a las madres del mundo, otra vez, de manera presencial, en las comunidades escolares. 

Quizá con precaución, pero ya no con miedo, miles de niños y jóvenes tuvieron la oportunidad de agasajar a sus mamás en medio de cantos, bailes, desayunos, regalos y demás sorpresas que prepararon para ellas. 

Pero, más allá de este ambiente festivo en el que pudimos reconectarnos y “volver a vivir”, la importancia de este 10 de mayo es mucho más profunda. 

El lado femenino del mundo:  

Revalorar, reivindicar, resignificar y reconocer el rol de madre 

Indudablemente, a través de la historia, el papel de las madres ha sido más que significativo para el desarrollo y la estabilidad de todas la sociedades en el mundo, y su esfuerzo, amor y entrega a esta causa ha tratado de ser reconocido de muy diversas maneras. 

Sin embargo, hoy, en pleno siglo XXI, la Pandemia que llegó a poner nuestras vidas en crisis, se convirtió también en una oportunidad para poder ver, desde otra lente, la manera en la que la idea tradicional de “una madre en su casa” se ha transformado y, sobre todo, el impacto que esa transformación está teniendo en la sociedad actual. 

Las madres de hoy, dejaron claro, durante estos años, que no nada más son dadoras de vida, protectoras del hogar, “criadoras” de hijos o amas de llaves certificadas, sino que además, en menor o mayor medida, desde su lugar particular, tienen injerencia en la economía del mundo, influyen en la política, innovan en la ciencia, la tecnología o las artes, y toman decisiones, como las líderes natas que son, capaces de modificar la historia humana, sólo por dar algunos ejemplos. 

En el mundo actual, el lado femenino está presente a donde quiera que miremos (hogares, empresas, escuelas, industrias, gobiernos…) y es por eso que, como en ningún otro momento de la historia, tenemos la obligación de empezar a mirarlas, revalorarlas, resignificarlas, reivindicarlas y reconocerlas, ya no nada más desde su papel como base emocional y formativa de la sociedad, sino a partir de su lugar como mujeres fuertes, activas, brillantes, influyentes y, lo más importante, con el poder de transformar al mundo. 

“La fuerza de una madre es más grande que las leyes de la naturaleza”.  

Barbara Kingsolver 

«Nueva maternidad” y el mundo antes, en y después de pandemia 

Esas mujeres de las que hablamos ya habían iniciado su labor como agentes de cambio aún antes de la pandemia, ya se habían dado cuenta de la necesidad de hacer transformaciones significativas y ya habían determinado que esa “revolución social” sólo podía empezar desde el hogar. Pero, no fue sino hasta que estuvimos en medio del caos y, más aún, cuando logramos salir avante de la crisis, cuando pudimos por fin hacer un análisis de los muchos aspectos en los que este “conglomerado materno” está influyendo ya a partir de nuevas formas de educar que parten, no de los dichos, sino de los hechos. 

Algunos de esos aspectos son: 

  • Contención emocional. En la actualidad ya no nada más hablamos de la seguridad en la crianza y el amor al educar, sino de su intervención como mujeres fuertes emocionalmente que intervienen activamente en la formación de las habilidades socioemocionales de los hijos para promover el autoconocimiento, fortalecer la autoestima, desarrollar la asertividad y aplicar la empatía. No hay duda de que la mayor carga emocional durante la crisis por COVID debieron llevarla las mujeres de la casa, ni de que la “sobrevivencia emocional” durante y después del confinamiento, sólo pudo suceder gracias a su gran fortaleza.  
  • Equidad. Uno de los aspectos más relevantes en un mundo en el que las madres han luchado tanto por erradicar la sumisión en las hijas y el machismo en los hijos; ponderando la equidad y la igualdad entre ambos sexos, desde el seno familiar, para lograr equiparar las condiciones sociales y económicas de hombres y mujeres en la sociedad. 
  • Liderazgo. Desde ser cabezas de familia, líderes de equipo en sus empresas o trabajos, hasta grandes figuras de influencia en los distintos ámbitos sociales, las madres de hoy educan con el ejemplo, moldean la voluntad y forman el carácter de quienes han de definir el futuro del mundo. 
  • Emprendimiento. No es gratuito que, durante la pandemia, el mayor índice de creación de pequeñas empresas o de actividades relacionadas con el emprendimiento se diera en el sector femenino. Las madres del mundo tuvieron que luchar por mantener la economía de sus familias y, al mismo tiempo, se convirtieron en un modelo perfecto de innovación, visión a futuro y ruptura de estereotipos.  

Las madres de hoy y el futuro de la educación 

En el ámbito educativo, es indispensable saber aprovechar esta transformación del “rol de madre” y utilizarla a favor de modelos pedagógicos que retomen, den forma, fortalezcan y apliquen todas las habilidades, capacidades y competencias que los niños van formado, gracias a eso, desde pequeños. 

Recordemos que la educación empieza en casa y que, además, es en verdad el arma más poderosa para cambiar al mundo; de manera que, si hoy como nunca antes tenemos la oportunidad de hacer equipo con quienes son la base de esa formación, podremos tener también la certeza de que nuestra labor conjunta rendirá frutos y se volverá realmente trascendente en la creación de un futuro mejor. 

¡Visítanos hoy y descubre por qué somos la mejor opción educativa para tu familia! 

Alejandra Ruiz S. 

Directora General