Educación = Evolución: ¿Por qué impulsar la formación de niñas y jóvenes en STEM, Liderazgo y Emprendimiento?

A propósito del Día Internacional de la Mujer, que como todos sabemos, más que un día de celebración es un momento de reconocimiento y homenaje para muchos, pero también de duelo y lucha para otros, en el ámbito de la educación, la reflexión obligada gira en torno a qué es lo que estamos haciendo realmente para impulsar la educación de niñas y jóvenes en todos los aspectos (sobre todo en aquellos en los que, hasta hoy, la diferencia con los hombres sigue siendo increíblemente significativa) y de qué manera trabajamos para forjar una verdadera relación de respeto, equidad e igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres desde que son pequeños.

Acciones efectivas que logren cambios reales

Aunque las estadísticas actuales con un poco preocupantes, muchas instituciones educativas ya estamos realizando acciones que sin duda lograrán un impacto significativo para modificarlas a corto, mediano y largo plazo, y las que aún no lo hacen, pueden enfocarse en replicar los modelos que ya están demostrando ser eficientes.

Implementar estos planes y programas, cuanto antes, es de vital importancia, ya que lo que arrojan los datos duros es que las brechas de género, a nivel académico y social, empiezan en la infancia y se van haciendo más profundas cuando los niños crecen.

No se trata de “empoderamiento” (de moda) o de feminismo mal entendido, sino de enseñar a niños y niñas, desde muy pequeños, que, aunque fisiológicamente somos diferentes, en todos los demás aspectos de la vida todos somos iguales y debemos tener los mismos derechos para aprender, para soñar, para investigar, para tener metas y proyectos y llevarlos a cabo, para graduarnos y para poder acceder a las mismas oportunidades profesionales cuando estemos listos.

Por ello, algunas de las cosas que todas las escuelas de nivel básico y medio superior deberíamos tener o implementar de inmediato, son:

  • Preferir los grupos mixtos, en los que niños y niñas aprendan a conocerse, respetarse y trabajar a la par como un verdadero equipo; pero si no es así, garantizar que los programas ofrecidos a ambos géneros sean los mismos.
    • Contar con un modelo educativo que otorgue igual importancia las ciencias, las humanidades y la tecnología.
    • Aplicar programas que se fundamenten en el aprendizaje basado en retos y proyectos, con el que los niños puedan desarrollar su creatividad a la par, trabajando en equipo y sumando sus talentos.
    • Ofrecer materias especialmente dirigidas a promover el interés por las ciencias y el emprendimiento, acordes a la etapa de desarrollo de los niños o jóvenes, como: Microeconomía, Negocios, Liderazgo, Orientación Vocacional (Cluster de talento) y todo el bloque STEM aplicado a proyectos.
    • Promover Ferias de ciencias y Negocios en las que niños y niñas participen por igual y presenten sus descubrimientos e ideas.
    • Inclusión igualitaria en actividades deportivas que no “sólo son para los hombres”.
    • Invertir en infraestructura de vanguardia para la ciencia y la tecnología (laboratorios, bibliotecas, computadoras, internet y de ser posible un Makerspace).
    • Ofrecer un programa completo de educación socioemocional que pondere el respeto y fortalezca las emociones, la identidad y la autoestima, desde las más tiernas edades.

Algunas estadísticas

En STEM:

  • A nivel global, la brecha de género es de 47%, ya que, mientras 30 por ciento de los estudiantes varones se gradúa de alguna carrera del campo de STEM, solo 16% de las mujeres lo hace en esta misma área.
    • En México, solo 3 de cada 10 profesionistas que eligen carreras relacionadas con ciencia, STEM, son mujeres y en lo que respecta a la investigación sólo alcanzamos el 32% con respecto a los hombres.
    • Las niñas de primaria presentan mejores resultados en las pruebas PLANEA de matemáticas que los niños, pero esto se revierte en secundaria y se amplía al finalizar el bachillerato. 
    • Solo 6% de 10 mil alumnas de bachillerato de la Zona Metropolitana del Valle de México encuestadas por Movimiento STEM, dijo estar interesada en estudiar una carrera de estas áreas de estudios.
    • En 2021, solo 13.5% de las mujeres profesionistas eran egresadas de carreras STEM. 
    • De acuerdo con la UNESCO, la brecha de género, relacionada con todos estos campos, en México, es de un alarmante 70%.

En liderazgo y emprendimiento:

  • En Estados Unidos sólo 11% de las empresas de alto impacto han sido fundadas por mujeres, e históricamente solo el 7% del capital de riesgo ha terminado en empresas lideradas por el género femenino.
    • En las 100 empresas más grandes de Estados Unidos las mujeres suponen el 17% de los puestos directivos, mientras que los porcentajes para Europa y Asia son del 11% y el 4%, respectivamente.
    • De acuerdo con una encuesta publicada por Euromonitor, las mujeres no contemplan a una emprendedora dentro de los primeros 13 personajes influyentes en su vida; mientras que celebridades de la moda o la música son mencionadas constantemente.
    • El principal motivador de los hombres al emprender es “construir su propia riqueza” o “continuar una tradición familiar”, mientras que para las mujeres se relaciona con “hacer una diferencia en el mundo” y “la falta de oportunidades de trabajo”. 
    • En México la brecha salarial se sitúa alrededor del 20% (mismo puesto, mismo trabajo).

“El mayor descubrimiento de todos los tiempos

es que una persona puede cambiar su futuro

simplemente cambiando su actitud”.

-Oprah Winfrey-

Educación=Evolución

Sin duda alguna, la consciencia social no surge de la nada y, por lo que hemos aprendido hasta hoy, es un hecho innegable también, que el arma más poderosa de toda sociedad es la educación de su gente (cuando es igualitaria y está bien cimentada): sus valores, sus creencias, sus tradiciones y sus avances en todos los ámbitos.

Por ello, si en verdad tenemos la intención de lograr cambios a corto plazo y una verdadera transformación social a futuro, debemos concentrarnos en que los dos pilares en los que fundamenta la equidad, asuman su responsabilidad en el proceso y sobre todo que lo hagan bajo la premisa inquebrantable de que el RESPETO es la base de todo y debe estar presente a cada instante de la vida de nuestros hijos y alumnos.

Formemos personas que se respeten a sí mismas y se reconozcan valiosas; formemos niños y niñas que usen los mismo colores al vestir, que realicen las mismas tareas y que puedan expresar sus sentimientos con la misma libertad; formemos jóvenes que  reconozcan su identidad, utilicen sus talentos y se sientan seguros del entorno social en el que viven; y, logremos así, formar adultos que pugnen siempre por la paz y la equidad, que sepan mediar para encontrar soluciones y que reconozcan que solo trabajando juntos, como iguales, podemos lograr el bienestar de todos como especie humana.

¡Agenda una cita con nosotros y comprueba por qué nuestro modelo educativo es la mejor opción para tu familia!

                                                                                               Alejandra Ruiz S.

                                                                                               Directora General