Entre omicron, influenza y flurona…¿Qué debemos hacer en el regreso a clases?

Es una realidad que el alto índice de turismo durante el periodo vacacional, las festividades decembrinas, las reuniones en familia y el imparable avance de la influenza estacional, la nueva (y contagiosa) variante del COVID (omicron) y la recientemente descubierta “flurona” (combinación de ambas infecciones en un mismo organismo que, aunque por fortuna aún no llega a nuestro país, no puede ignorarse), hoy, como nunca antes, estamos presenciando una ola de contagios exacerbada que, además, se está dando dentro de nuestros círculos más cercanos o dentro de los propios núcleos familiares.

Entonces, en medio de este océano de amenazas sanitarias, la mayores interrogantes a las que se enfrentan los padres son: ¿Cómo pretender un regreso a clases presenciales? ¿Cómo estar seguros de que no estamos enviando a nuestros hijos a la boca del lobo? ¿Cómo podemos protegerlos?

Aprender del pasado, comprender del presente y construir el futuro…

Aunque muy cierto es que todas esos peligros de los que hablamos, en este momento son reales y no deben tomarse a la ligera, hoy, colegios, padres y gobiernos tenemos más armas de las que imaginamos para salir avante y permitir a nuestros hijos y alumnos disfrutar del derecho a una educación presencial segura, viva y, lo más importante al lado de sus pares.

¿La mejor de todas? La experiencia que. nos dejó el pasado y de la cual son resultado la diversidad de protocolos sanitarios bien establecidos, maestros capacitados para impartir clases presenciales, a distancia o en sistemas híbridos; personal docente, administrativo y de mantenimiento, así como algunos alumnos, vacunados en la medida de lo posible e instalaciones que poco a poco se han ido adecuando a la nueva realidad por la que debemos transitar.

La clave de un regreso seguro: equilibrio

Dicen por ahí que la vida puede compararse a andar en bicicleta: para poder avanzar hay que mantener el equilibrio” y en este retorno a las actividades escolares, la búsqueda de ese balance entre lo que necesitan nuestros niños y jóvenes (estar en la escuela, socializar, aprender de manera presencial) y proteger su salud, es lo que debe prevalecer por sobre todas las cosas.

Por lo pronto, algunas instancias gubernamentales ya han acertado al implementar estrategias adecuadas para lograr este objetivo y tanto las escuelas (públicas y privadas) como las familias, debemos continuar esforzándonos por aplicar y reforzar todos los mecanismos que ya demostraron ser eficientes en los regresos anteriores. Por ejemplo:

ACIERTOS GUBERNAMENTALES

  • Retraso del regreso presencial en algunos estados para poder contener una ola masiva de contagios y frenar su avance. Si bien el regreso a clases, previsto por la SEP, fue el pasado 3 de enero, en Chihuahua, Guanajuato, Nuevo León y Tamaulipas, el retorno será el próximo lunes 10, mientras que para Baja California, Baja California Sur, Hidalgo, Quintana Roo y Yucatán, el 17 de enero; en Coahulia el retorno a clases fue vía virtual y en Estado de México el reinicio será en febrero próximo, mientras se mantiene un esquema híbrido: virtual y presencial.
  • Plan de nueva vacunación a docentes y personal escolar en general. Según informo el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, el próximo sábado 8 de enero iniciará la vacunación contra covid-19 de refuerzo para maestros en 16 entidades del país, mientras que para las 16 restantes se realizará 5 días después. En esta ocasión y como resultado de una decisión que todos aplaudimos, los docentes recibirán la vacuna de Moderna, que proviene del lote donado por Estados Unidos.
  • Finalización de vacunación a adolescentes. Aún debe completarse el esquema completo para los chicos entre 15 y 19 años y, en cuanto a los niños, todavía se espera aprobación absoluta de la OMS para su inmunización (según ha indicado el DR López-Gatell).

ACIERTOS INSTITUCIONALES (ESCUELAS PÚBLICAS Y PRIVADAS)

  • Retrasar el regreso presencial e impartir clases a distancia para garantizar la continuidad y calidad académica.
  • Contar con instalaciones seguras, suficientes y adecuadas para albergar a su población estudiantil.
  • Reforzar y aplicar los protocolos de salud necesarios para garantizar, en la medida de lo posible, la seguridad de todos.
  • Invertir en herramientas tecnológicas que permitan la conectividad de todos los alumnos, tanto en las aulas como a distancia.
  • Apostar por plataformas educativas completas, integrales y eficientes.
  • Tener personal docente altamente capacitado en todas la áreas y, de manera específica, en el manejo de tecnología de punta y TIC´s.
  • Contar con un programa de desarrollo socioemocional y con el personal adecuado para impartirlo, para poder garantizar la estabilidad e integración de todos los alumnos al regreso, en la modalidad elegida.

Chi va piano, va sano; chi va sano, va lontano…

Nada mejor que este proverbio italiano (quien va despacio, va seguro; quien va seguro, llega lejos) para expresar la manera en la que debemos asumir nuestra realidad. 

Aún queda mucho camino por andar pero ya hemos demostrado que tenemos la capacidad de mantener a nuestros hijos y alumnos dentro de un entorno escolar seguro, por tanto no debemos permitir un nuevo retroceso: el regreso a las aulas debe posponerse pero no suspenderse, el cubrebocas y la sana distancia deben convertirse en nuestra mejor arma y la precaución ser nuestra eterna compañera para poder seguir avanzando despacio, pero sanos, seguros y lejos.

¡Conócenos y descubre por qué en el Mazenod nada nos frena!

Alejandra Ruiz S.

Directora General