Educación y STEAM: La tecnología es el cómo, el ser humano es el por qué.

Aunque es cierto que la educación, mayoritariamente, ha evolucionado poco a lo largo de los siglos, fue a finales del siglo XX y principios del XXI que los pioneros de la innovación educativa nos dimos cuenta de la necesidad de integrar la ciencia y la tecnología desde los niveles iniciales de la formación académica.

Y en este sentido, cuando hablamos de integración, debemos poner especial cuidado en el hecho de que no sólo se trata de utilizar dispositivos en lugar de cuadernos, o de aprovechar las bondades de los navegadores de internet para sustituir la adquisición de conocimientos, sino de la verdadera fusión de los principios científicos y los dispositivos tecnológicos y digitales en el ecosistema escolar, de su aprovechamiento como herramientas al servicio del hombre, para descubrir, para crear, para compartir y, como fin último, para que sea capaz de solucionar los problemas que le presente el mundo y transformar su entorno.

STEAM: ¿Futuro o presente de la educación y el mundo laboral?

El término STEAM proviene de las siglas en inglés Science, Technology, Engineering, Arts, and Mathematics(Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas) y propone un modelo de aprendizaje integrador en el que todas las disciplinas se trabajan con el objetivo de desarrollar las competencias que demanda el presente y que también exigirá el futuro de las generaciones que estamos formando.

Cuando se aplica de manera correcta, el sistema garantiza que alumnos (y profesionales de todas las áreas, en su caso) están listos para enfrentar los desafíos que se les presenten, ya que:

  • Replica en la aulas los modelos en los que se desarrolla la ciencia. Hace preguntas, observaobjetos y situaciones, registra causas y consecuencias; se plantean hipótesis, se auguran resultados y se vuelve a empezar. Esto significa que los estudiantes aprenden HACIENDO.
    • Fomenta el pensamiento lógico-matemático, crítico, etc.) y fortalece las habilidades que los alumnos necesitarán para desenvolverse en el mundo adulto y profesional: trabajo en equipo, asertividad y apertura al diálogo.
    • Favorece el desarrollo de las vocaciones científicas (con especial énfasis en el área de las ingenierías), la innovación y el desarrollo de talentos.
    • Al aplicarse en el aprendizaje basado en proyectos, incorpora los conocimientos de manera integrada, transversal y transdisciplinaria, lo que facilita que los niños encuentren conexiones entre materias y descubran conceptos que al principio parecían aislados.
    • Promueve la independencia de los alumnos al convertir el aula una verdadera comunidad de aprendizaje, tomando como base el trabajo colaborativo que se da necesariamente en las ciencias, las artes y la ingeniería.
    • Fomenta el interés por la tecnología desde temprana edad, logrando que los pequeños perciban los dispositivos como herramientas de aprendizaje y creación y no sólo como aparatos para jugar o entretenerse.
    • Desarrolla el pensamiento creativo y la flexibilidad mental a través de la valoración de las artes aplicadas. Al incluir las artes en el modelo (originalmente solo STEM), se logra captar mejor el interés de los chicos y, además de no dejar de lado la sensibilidad y el sentido humano, les ayuda a enriquecer las posibilidades en la búsqueda de soluciones, a tener una visión más amplia y profunda del mundo y a transmitir mejor lo que descubren y generan.
    • Prepara para los trabajos del futuro. El aprendizaje STEAM nunca pierde de vista que las generaciones actuales deben prepararse para trabajos que aún no existen, por lo que los expone a una actualización constante en tecnología e innovación, logrando que, desde pequeños, no teman a experimentar, se sientan cómodos aprendiendo cosas nuevas, tengan la capacidad de arriesgarse a desarrollar sus ideas y a volver a intentar tanto como sea necesario en caso de fallar.

Con demasiada frecuencia las personas ponen la ciencia y las humanidades, o la ciencia y las artes, en diferentes silos. Son la expresión más alta de la curiosidad y la creatividad de la humanidad.

Fabiola Gianotti

¿Cómo puedo saber si mi colegio aplica realmente un modelo STEAM?

Hoy en día, especialmente después de que la pandemia obligó a las escuelas a hacer uso de la tecnología para poder continuar, pareciera que la educación ya dio el salto que tanto esperábamos y que la gran mayoría de estas instituciones están a la vanguardia pedagógica. 

La realidad es que para poder comprobar que esta propuesta de trabajo integrador está siendo aplicada, podemos poner atención en aspectos como:

  • El colegio cuenta con tecnología de punta en sus aulas y los alumnos tienen dispositivos personales.
    • Hay acceso a internet en todas las áreas de la institución.
    • Se tiene un modelo educativo que desarrolla en forma equilibrada todas las dimensiones de los alumnos (en este punto y, aunque no forme parte del modelo STEAM, es importante considerar que el colegio cuente con un programa especialmente enfocado en el desarrollo de la inteligencia socioemocional y los valores).
    • El modelo se fundamenta en el trabajo basado en retos y proyectos.
    • Se promueven el pensamiento crítico, divergente y creativo por igual.
    • Se cuenta con plataformas digitales que permiten la creación e intercambio de evidencias de aprendizaje y el trabajo colaborativo (a nivel local o global).
    • Contempla el aprendizaje de al menos 3 idiomas diferentes.
    • Pone especial énfasis en las artes como parte del proceso creativo y la resolución de problemas.
    • Desarrolla el liderazgo, el pensamiento emprendedor en sus alumnos y los forma como makers.

Dejemos que los niños hagan grandes preguntas para que sean capaces de hallar grandes respuestas

En resumen, trabajar con un modelo pedagógico que tenga como eje la metodología STEAM, ayudará a los colegios a garantizar que sus alumnos no son meros receptores de conocimientos, ni replicadores de conceptos, sino que están preparados para cuestionar el mundo, resolver su presente y definir su futuro.

Conoce el Modelo Mazenod 2021 y encuentra un universo educativo diseñado especialmente para los niños de hoy (y sus familias): nativos digitales con sentido humano y curiosidad por aprender, comprometidos con su mundo y capaces de trascender fronteras, innovando y viendo hacia el futuro.

                                                                                                       Alejandra Ruiz S

                                                                                                       Directora General