Adicciones: la prevención empieza en la familia

Hablar de adicciones en niños y jóvenes no es una cuestión fácil para las familias, pero se ha convertido en un asunto sobre el cual debemos crear conciencia de manera clara, rápida, inmediata y profunda, ya que, según investigaciones y estudios especializados, la mayor parte de las conductas de riesgo en niños y adolescentes no se dan en la escuela y ni siquiera en sus círculos sociales (como podría pensarse), sino justamente en el seno familiar.

 

No en balde todo hemos escuchado o presenciado cosas como “Yo enseño a tomar a mi hija en casa para que nadie la emborrache afuera” o “Prefiero que lo hagan aquí donde están seguros (¿de verdad?) a que se expongan en la calle”; y esto sólo se refiere a consumo de alcohol, tabaco o vapers (los cuales no sólo están ya considerados como tóxicos y riesgosos, sino que en nuestro país son ilegales), pero qué pasa cuando las adicciones, como consecuencia de conductas aprendidas en casa, se dan a otros niveles, como en el caso de la violencia (en sus diversos grados y matices), la promiscuidad sexual, la dependencia emocional o la pornografía?

 

¿Estamos preparados como padres, para asumir nuestra responsabilidad? ¿Educamos a nuestros hijos con el ejemplo y somos un modelo (positivo) para ellos? ¿Nos hemos informado para prevenir?

 

 

Si todos lo hacen… Es normal, ¿no?

Una de las situaciones más preocupantes en la sociedad actual (tremendamente desvalorizada, despersonalizada y deshumanizada, en gran medida por el uso de las redes sociales y de la facilidad para conseguir casi cualquier cosa de forma inmediata) es la “normalización” de ciertos aspectos y Read More