Tarea sin lágrimas

 

A pesar de que por siglos las tareas escolares han estado unidas al proceso de enseñanza aprendizaje, las actividades de mera repetición, memoria, copia o relleno, que siguen utilizando los colegios tradicionales, han hecho que sean cada vez más los padres que las ven como un castigo, un dolor de cabeza, un motivo de tensión en las tardes o bien la mejor manera de que ellos (si están presentes) y sus hijos pierdan su tiempo: actividades sin sentido o bien tan complicadas que se vuelven tarea para ellos.

Sin embargo es importante reivindicar el valor que tienen las tareas, ya que éstas, cuando son bien planeadas, creativas, cortas, interesantes o divertidas, se convierten en una herramienta valiosísima para reafirmar y fortalecer los conocimientos adquiridos en el ambiente escolar y en muchas ocasiones llevan a la aplicación misma de dichos conocimientos en la vida diaria.

No olvidemos que si como padres le otorgamos un valor positivo a cualquier actividad, nuestros hijos automáticamente adquirirán ese valor como propio y será una parte natural de su rutina diaria.

Pero…. ¿Cómo lograr disfrutar en familia los momentos de tarea?

Si conocemos a fondo el modelo educativo en el que se desarrollan nuestros hijos y compartimos los valores y visión del colegio que hemos como familia, no nos será difícil desarrollar el hábito de entender la tarea como una actividad grata y necesaria para ellos y ¿Quién sabe?, tal vez hasta podemos aprender a disfrutarla como un momento más en el que podemos compartir sonrisas e intercambiar ideas juntos.

“La tarea de los padres es: dar amor, crecer con fe y dar fuerza para mantener la esperanza “

Aquí les presentamos algunos tips que pueden ayudar a hacer de esos momentos la oportunidad perfecta para convivir algunas veces y para formar amorosamente en otras.

Tips para los padres:

  • Proporciónales un espacio agradable, cálido, bien iluminado y libre de distractores para que puedan trabajar.
  • Asegúrate, o enséñales a asegurarse, de que cuentan con todo lo que necesitan para empezar a trabajar.
  • Trata de establecer horarios adecuados y que se adapten a la rutina familiar. Para nuestros hijos los horarios son importantes y además les ayudan a sentirse seguros y crear hábitos.
  • Explícale que la tarea es su responsabilidad pero que siempre estás ahí para ayudarlo.
  • Si es una tarea que puede realizar sólo(a) guíalo(a) un poco para empezar a hacerla, después aléjate y regresa sólo para revisarla.
  • Si tiene errores muéstrale que también son una forma de aprender y ayúdale a Si la hizo muy bien hazle saber que te sientes orgulloso de su esfuerzo.
  • Si la tarea es más complicada o requiere un proceso de creación, aprovecha ese momento para investigar juntos, preguntarle qué piensa o qué sabe del tema, o qué ideas se le ocurren para hacerla mejor. Son grandes ocasiones para que lo conozcas más, para que sepas qué piensa o cómo se siente y para motivarlo a desarrollar su creatividad o sus talentos.
  • Finalmente si él(ella) no entiende la tarea y tú tampoco, escribe una nota a la maestra para aclarar sus dudas.

 

 image2

Tips para los pequeños

Es importante que nuestros hijos perciban su tarea como un momento placentero y no como un castigo que no se acaba nunca. Por ello es importante ayudarlos a que reflexionen cosas como:

  • ¿Qué intención voy a darle hoy a mi tarea?
  • Hoy aprendí….
  • ¿Cómo puedo hacer que sea más divertida?
  • ¿Puedo hacerlo sólo o necesito ayuda?
  • ¿Puedo hacerla de corrido o necesito algunas pausas para descansar?
  • ¿La música me ayuda a trabajar mejor?
  • ¡Y enseñarlos a que siempre, al terminar, den gracias por haber podido realizarla, por lo mucho que se divirtieron o porque su esfuerzo sirvió para hacer un gran trabajo!

Ciertamente, la tarea no debe absorber demasiado tiempo de las tardes de nuestros hijos, pero es importante recordar que el objetivo de que tengan tiempo libre, es que realmente disfruten la maravillosa etapa que están viviendo, que aprendan jugando, que compartan tiempo con sus familias, que realmente descansen y  que nunca pierdan la capacidad de asombrarse y disfrutar de las cosas simples de la vida.

   Alejandra Ruiz S.

                                                                                  Directora General