“PEACEMAKERS” Los constructores de la paz.

Hace algunos años que el término “PEACEMAKERS” se empezó a escuchar en los pasillos de nuestro colegio.

Nunca imaginamos el grado de importancia que esa palabra iba a tener en el desarrollo de la personalidad de nuestros niños, profesores, personal en general y padres de familia pero hoy, después de haber incorporado un sinnúmero de estrategias, proyectos, ejercicios y actividades a nuestro entorno escolar, hemos convertido ese comportamiento en un modo de vida.

¿Qué significa ser un Peacemaker?

Ser un Peacemeker significa tratar de buscar ante todo la paz, saber negociar, saber ser diplomático, saber ser empático con los problemas y comportamientos de los demás, pero sobretodo buscar con el corazón una relación armónica entre todos los seres humanos y especialmente entre aquellos con los que compartimos a diario casi la mitad de nuestras vidas.

Significa también ser tolerantes, lidiar de manera efectiva con las diferencias y desacuerdos que podamos tener con los otros. Encontrar soluciones a los problemas emocionales y sociales que se nos presentan y no tomar como personales los conflictos que son provocadas por la envidia, la ira, el dolor o la frustración que sufren otras personas.

Es siempre creer que es mejor renunciar a un beneficio personal que provocar la hostilidad, la inseguridad, la duda o la violencia, y es colocar en primer lugar la dignidad humana a la que todos tenemos derecho.

 

 

Tips para ser un Peacemaker efectivo:

  • Identificar el corazón del conflicto y tener la voluntad de resolverlo.
  • Crear un espacio para la comunicación honesta.
  • Establecer reglas claras para comunicarse.
  • Tratar a los demás con respeto.
  • Asumir la responsabilidad personal en el conflicto.
  • Saber escuchar.
  • Practicar la empatía.
  • Comunicar efectivamente nuestros pensamientos y sentimientos.
  • No hablar de viejos conflictos sino centrarse sólo en el problema actual.
  • No utilizar frases como: “Tú siempre…”o “tú nunca…”.
  • Abstenerse de insultar, culpar o hablar por la(s) otra(s) persona(s).

 

 

Embajadores de la paz.

En este mundo, lleno de violencia, de inseguridad, de miedos y peligros latentes y reales, un mundo en el que cualquiera con una palabra o una acción puede destrozar lo que tanto trabajo nos cuesta construir, ser un Peacemaker y rodearnos de ellos, nos otorga prácticamente un seguro de vida emocional.

Es por eso que en la Familia Mazenod (y especialmente nuestros hijos), sabemos ponderar el amor y el valor de la amistad por encima de cualquier diferencia de ideas o de opinión, sabemos ser diplomáticos, ponernos en los zapatos del otro, buscamos ante todo la negociación, el diálogo, la reflexión, la armonía y la paz.

Sabemos tomarnos de las manos para enfrentar cualquier vicisitud.

Sabemos construir en vez de destruir.

Y lo más importante… sabemos creer en la bondad del ser humano.