Maz humanos, mejores personas: el propósito detrás de los propósitos.

Comienza un nuevo año y, con él, se reinicia una vez más nuestra ya conocida lista de propósitos: bajar de peso, hacer una dieta, ahorrar, ir al gimnasio, dejar de fumar… y todas esas cosas que sabemos que haremos sólo unos cuantos días para regresar, casi sin darnos cuenta, a nuestros viejos hábitos aprendidos.

Pero… ¿Qué pasaría si en vez de concentrarnos en esa lista que nunca cumplimos, optamos mejor por metas simples?

Las cosas sencillas de la vida, que conocemos muy bien pero en las que casi nunca nos fijamos, son la mejor manera de lograr que un propósito sea real y tenga sentido y que, después de repetirlo muchas veces, se convierta en un poderoso hábito que nos acompañará para siempre.

captura-de-pantalla-2018-01-11-a-las-10-59-53

Lo importante es el fondo no la forma

Al final del día el propósito real detrás de una lista de propósitos, es convertirnos en mejores personas para el mundo, ser más humanos, más sensibles y más abiertos a las necesidades de quienes nos rodean.

Algunas ideas sencillas para empezar a nuestra nueva lista de propósitos son:

  • Reír más a menudo
  • Decir siempre por favor y gracias
  • Darnos tiempo para hacer algo que nos guste
  • Escuchas con atención a los demás
  • Disminuir el tiempo en los dispositivos electrónicos
  • Contemplar la naturaleza
  • Dar nuestro tiempo a amigos y familia
  • Ponernos en los zapatos del otro
  • Cantar sin razón
  • ‘Hacer dieta de pensamientos negativos
  • Leer un libro
  • Hacer menos juicios y ver lo positivo
  • Conocer nuevas personas
  • Comprar sólo lo necesario
  • Cambiar algún hábito de alimentación
  • Dormir/descansar más

 

Si nos damos la oportunidad de poner en práctica estas pequeñas cosas cada día, encontraremos que ser más humanos es sencillo y que dar lo mejor a los demás y a nosotros mismos, nos llenará de una satisfacción infinitamente mayor que perder unos kilos o tener más dinero en la cartera.

No olvidemos que somos el espejo de nuestros hijos y alumnos y que el mejor legado que podemos regalarles es el ejemplo de una vida íntegra, humana y llena de alegría.

Alejandra Ruiz S.

Directora General