Homeschooling o Colegio ¿Qué es mejor?

Cada vez es más común escuchar hablar acerca de la opción de educar a los hijos en casa. Una modalidad de enseñanza para nada novedosa pero que sí está volviendo a ponerse de moda.

Algunos padres piensan que esta es una gran alternativa para lograr desarrollar completamente el potencial de sus hijos y hay quien piensa que a la larga puede resultar dañino para su desarrollo, especialmente en el aspecto emocional.

Lo cierto es que existen muchos mitos y creencias alrededor de esta práctica y es preciso tomar en cuenta todos los pros y contras antes de tomar una decisión tan importante.

¿Los homeschoolers son antisociales?

Afirmar que todos los niños que son educados en casa carecen de habilidades sociales sería absurdo, ya que incluso dentro de los sistemas escolarizados hay alumnos que necesitan desarrollar y fortalecer dichas habilidades, sin embargo,  no se puede ignorar el hecho de que la convivencia, la socialización, la competencia natural, el juego, la afectividad, la tolerancia, la inclusión, el respeto a las diferencias y el aprendizaje entre pares, no sólo son aspectos importantes a la hora de aprender y conocer el mundo, sino una necesidad humana esencial casi tan importante como comer, dormir y respirar.

Homeschooling vs sistema escolarizado. ¿Qué es mejor?

Aunque al final de cuentas son los propios padres los que tienen la responsabilidad de decidir qué es lo mejor para sus hijos, hay diversos aspectos que deben analizarse para poder responder a esa pregunta.

Si bien es cierto que el rendimiento académico de cada alumno tendrá siempre relación directa con sus capacidades, habilidades, inteligencias y estilos de aprendizaje personales, su nivel de avance siempre se verá beneficiado si la persona encargada de su proceso educativo es profesional en la materia y tiene las herramientas necesarias para potenciar las habilidades y fortalecer las carencias.

No debemos olvidar el importantísimo papel que los profesores juegan en el proceso de enseñanza aprendizaje con sus alumnos, ya que no sólo son meros transmisores o guías en el descubrimiento del conocimiento, sino que también representan figuras de autoridad, modelos a seguir, objetos de afecto y admiración, y puertos seguros en las vidas de los estudiantes.

Cuando los padres adoptan el papel de padre y profesor a un mismo tiempo, pueden tener ventajas al involucrarse activamente en la educación de sus hijos y formar lazos sólidos con ellos, pero siempre será difícil separar el rol que están tomando en los diferentes momentos de la convivencia.

Competencias profesionales del siglo XXI y homeschooling

Además de todo lo anterior, la riqueza de la diversidad de personalidades, opiniones, creencias  y experiencias que los niños y adolescentes encuentran en un salón de clases, les provee de las herramientas necesarias para la vida en un mundo que es cada vez más competitivo, diverso y globalizado.

Un mundo que, en cuanto a la vida laboral se refiere, exige como competencias profesionales primordiales a la hora de contratar, habilidades de comunicación, liderazgo y saber trabajar en equipo.

Habría que cuestionar entonces si la educación desde el hogar realmente puede promover y desarrollar esas competencias al nivel que el mundo laboral actual lo demanda.

Finalmente, es natural que como padres siempre busquemos proporcionar lo mejor a nuestros hijos, pero no hay duda de que antes de optar por esta alternativa, son muchas las consideraciones que deben hacerse para tomarla en cuenta como opción real al educarlos.