El futuro de nuestros hijos: ¿Competir contra un robot?

Autos que se manejarán solos, robots camareros que atienden todo un restaurante, máquinas que preparan 400 hamburguesas por hora y ¡hasta 800 000 camisetas al día!…

¿Son estos, datos que deberían alarmarnos? ¿Qué tanto debemos preocuparnos por el futuro profesional de nuestros hijos? ¿Tendrán que competir contra robots por un trabajo?

El sentido humano en la educación

La respuesta es simple: no tenemos que preocuparnos por su futuro si nos ocupamos en el presente por fortalecer cada una de las cualidades que los hacen humanos.

De acuerdo con el destacado físico teórico Michio Kaku, los trabajos del futuro serán todos aquellos que los robots no puedan hacer.

Pero… ¿Si los robots serán capaces de alcanzar altos niveles de precisión y productividad, prácticamente imposibles para un ser humano, entonces ¿cuáles serán esas profesiones?, ¿A qué cualidades o rasgos humanos están ligadas?

 

“¿Qué es lo que nos hace humanos? No es algo que se pueda programar. No se puede introducir en un chip. Es la fortaleza del corazón humano la diferencia entre nosotros y las máquinas.”
Sam Worthington – Marcus Wright (de la película Terminator)

 

Siguiendo las teorías del Dr Kaku y de algunos otros investigadores los trabajos que impliquen un proceso de repetición constante serán acaparados por los robots, por lo que profesiones como la agricultura, maquila, contabilidad, bibliotecarios o agentes de seguros, estarán en peligro.

No así, todas las actividades en las que se puede “capitalizar” el intelecto humano. En otras palabras, las características únicas e inherentes a los seres humanos que los robots no tendrán capacidad de copiar y repetir.

Ellos no pueden entender las “sutilezas”, particularidades y matices del comportamiento humano. Así como tampoco pueden percibir que el agua esta mojada, que la sopa de mamá huele a “hogar” o que la música nos estremece hasta los huesos.

En la siguiente tabla podremos encontrar algunos ejemplos de dichas cualidades y de las profesiones que parecen tener un gran futuro:

tabla blog

Por todo lo anterior, si realmente nos preocupamos por formar seres humanos competentes, talentosos y necesarios para el siglo XXI, todos nuestros esfuerzos como padres y como colegio deben dirigirse a proporcionarles una educación realmente integral y equilibrada: que fusione los conocimientos científicos y tecnológicos que requerirán para un mundo en el que la ciencia ficción ya es la realidad, con un corazón fuerte y lleno de valores, talento, emoción, creatividad y amor por los demás.

Alejandra Ruiz S.

Directora General