Claves para el docente del siglo XXI: La tecnología es el cómo, el ser humano es el por qué.

A través de la historia, los docentes han jugado uno de los roles más importantes en la sociedad, ya que son ellos quienes moldean las mentes y las almas de los ciudadanos que la integran y, por tanto, sobre sus hombros está la responsabilidad de educar personas responsables y comprometidas.

Pero… ¿Qué pasa cuando el mundo evoluciona a una velocidad a la que apenas nos es posible percatarnos de los cambios?

¿Qué tipo de profesores necesitan los niños que prácticamente sienten que aprenden por sí solos (e incluso prefieren el autoaprendizaje)  viendo videos, haciendo tutoriales o leyendo blogs? ¿Cómo pueden cumplir con su función de manera efectiva si están educando a sus estudiantes para un mundo que aún no conocemos, porque las carreras que ellos estudiarán no se han creado todavía?

 

Reinventarse para evolucionar

Sobra decir que, tomando en cuenta lo anterior, la figura del profesor como único

poseedor y transmisor del conocimiento, es más que obsoleta y que los modelos educativos actuales tienen la obligación de comprender que la figura clave para que una educación innovadora y vanguardista resulte efectiva para el alumnado, son los docentes, para lo cual es preciso capacitarlos adecuadamente (desaprendiendo, reaprendiendo y aprendiendo).

 

El profesor Mazenod 2.0

Entonces, ¿Cuáles serían las competencias fundamentales que debe tener un profesor de nuestro siglo, verdaderamente capacitado, no para enseñar, sino para formar, guiar y compartir con sus alumnos los procesos de aprendizaje?

Aquí algunas de las más importantes y que distinguen a nuestros profesores Mazenod 2.0:

 

  • Se preocupa por su salud y desarrollo personal. Le da importancia a su propio bienestar porque se sabe un modelo a seguir y partiendo de la premisa de que “nadie puede dar lo que no tiene”.

 

  • Conoce a sus alumnos. En una sociedad en la que los seres humanos nos hemos vuelto, números, estadísticas, perfiles o “likes”, un profesor efectivo sabe ver a sus alumnos, conoce su historia y los hace sentir queridos, vistos y escuchados.

 

  • Es un líder, un facilitador y parte de un equipo en el proceso creativo del aprendizaje. Trabaja de manera conjunta con sus alumnos para descubrir y potenciar sus talentos, fortalecer sus áreas de oportunidad y, lo más importante, despertar constantemente su curiosidad y sus deseos de aprender.

 

  • Domina y utiliza la tecnología como una herramienta para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sabe que sus alumnos no necesitan aprender a utilizar un dispositivo, un software o una aplicación, sino utilizar su creatividad y su imaginación para explotar todas las posibilidades que la tecnología les brinda para lograr llegar a la construcción de su propio conocimiento.

 

  • Propicia la creación y adquisición de nuevas experiencias de aprendizaje a partir de la solución de problemas y de su aplicación en contextos reales. Tan simple como el hecho de que sin experiencia no hay aprendizaje significativo; el profesor capacitado para guiar la formación de manera efectiva conoce la realidad social e individual de los alumnos, se informa, observa lo que pasa en el mundo, y a partir de ahí, logra que sus alumnos aprendan brindando soluciones.

 

  • Motiva, promueve y engancha a sus alumnos. Nunca permite que su clase sea aburrida, utiliza todas las herramientas que están a su alcance e inventa aún más, a partir de su pasión, su entrega y su alegría por compartir lo que sabe.

 

  • Educa en valores, desde el corazón. Nada reclaman más los estudiantes del siglo XXI, que la formación en los valores de los cuales esta cada día más carente el mundo en el que viven; por esto, a partir de la convicción real y personal, los docentes de nuestro siglo deben saber, no transmitirlos ni enseñarlos, sino vivirlos de tal manera que para sus alumnos se conviertan en la forma natural de pensar, de actuar y de sentir.

 

  • Conoce, aplica (y en muchos casos produce) el Modelo Edkor©. Sabe que para que la educación evolucione, es preciso adaptar los procesos de la misma forma en la que cambia el mundo; por eso, conoce, aplica y lleva más allá nuestro Modelo, desarrollando así todas las dimensiones de sus alumnos, integrando la tecnología de manera natural, innovando en cada una de sus clases, transmitiendo su pasión por el conocimiento y ponderando la curiosidad por aprender propia de los niños y jóvenes actuales.

WhatsApp Image 2019-02-06 at 5.38.02 PM

Además de todo lo anterior, la investigadora y entusiasta de la educación, Mia McMeekin, propone 27 ideas para ser un docente efectivo en el aula:

 

  • Conecta: Conéctate con los mejores maestros.
  • Contacta: Mantén contacto con las familias.
  • Lee: Lee sobre las mejores técnicas de enseñanza.
  • Investiga: Investiga y descubre con tu clase.
  • Música: Incorpora la música a la clase.
  • Reta: Desafía a tus alumnos a superar sus objetivos.
  • Socializa: Introduce las redes sociales.
  • Recompensa: Recompensa el esfuerzo.
  • Experimenta: Experimenta en el aula.
  • Globaliza: Crea una perspectiva global.
  • Pregunta: E incita a que te pregunten.
  • No cubras: Evita tapar con una tirita los errores de tus alumnos.
  • Herramientas: Facilita a tus alumnos todas las herramientas necesarias para alcanzar 
sus objetivos.
  • Duerme: Duerme lo suficiente y descansa.
  • Come: Mantén una dieta saludable.
  • Voz: No eleves la voz mantén la calma.
  • Anima: No minimices a tus alumnos, anímales a seguir adelante.
  • Crece: Aprende y crece con tus alumnos.
  • Relaciona: Relaciona los contenidos con los del mundo que rodea a los alumnos.
  • Energía: Mantén tu nivel de energía estable.
  • Clave: Encuentra la clave para logar el éxito en cada uno de los alumnos.
  • Sé creativo: Y promueve la creatividad.
  • Arte: Permite a tus estudiantes expresarse a través del arte.
  • Olvida: Permite a tus alumnos corregir sus errores y empezar de nuevo.
  • Libertad: Deja las lecciones y que tus alumnos interactúen.
  • Habla: Habla con tus alumnos.
  • Alcanza: Llega tanto a aquellos que tienen éxito en sus tareas, como a aquellos que 
les cuesta más.

 

Competentes para la formación

En nuestro Colegio, sabemos que los pilares en los que se sustenta el proceso formativo son nuestros profesores, por eso les ofrecemos constantes programas de capacitación, actualización y crecimiento personal, que nos permiten garantizar su desempeño efectivo como profesionales, una interacción afectiva equilibrada con nuestros alumnos y clases llenas de creatividad, pasión y nuevos retos, para formar seres humanos preparados, en todas las áreas, para enfrentarse al mundo presente y futuro en el que vivan.

Alejandra Ruiz S.

Directora General