5 días sin agua: ¿Por qué es VITAL educar HOY para la SUSTENTABILIDAD?

No hay duda de que una de las mayores preocupaciones en los últimos días, para los que habitamos la CDMX, es el corte de agua que tendremos que sufrir próximamente.

Pero… ¿Cuántos de nosotros no hemos detenido a pensar en el trasfondo de esta decisión que como ciudadanos responsables debemos acatar?

Más allá de posturas y matices políticos, sociales e incluso económicos, es preciso enfocar nuestras reflexiones y, aún más importante, nuestras acciones, en el verdadero problema de fondo que la modernidad de las grandes ciudades y el “acelerado progreso” de la humanidad misma, han traído a la salud integral del planeta en que habitamos y a la seguridad de nuestra propia supervivencia.

La Tierra tiene una edad aproximada de 4,500 millones de años, más o menos. Si suponemos, sin conceder, que lo escalamos a 45 años, hemos estado aquí por 4 horas. La Revolución Industrial comenzó hace un minuto. En ese tiempo, hemos destruido más del 50% de los bosques del planeta.

Eso no es sustentable.

                              Proforestal, A.C.

Debemos hacer del futuro el por qué de nuestro presente

Hablar de sustentabilidad implica muchos y muy diversos factores: el cuidado del planeta y del medio ambiente, el ahorro de los recursos naturales y energéticos y los diversos elementos sociales, económicos y ambientales que garantizarán una vida sana y sostenible, especialmente, para las futuras generaciones. Sí, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, por decir lo menos.

Hoy en día no es sólo importante, sino crucial e imperativo, dirigir nuestros esfuerzos, como formadores de los ciudadanos del futuro (que ya es hoy), hacia una educación 100% enfocada en el desarrollo sostenible, hacia una cultura del cuidado y el respeto al medio ambiente y hacia la construcción de habilidades y competencias que permitan la innovación en la solución de los problemas reales que afectan al mundo.

Sin embargo y, sorprendentemente, muchos son los casos de familias en las que los educadores, e incluso casi “activistas” dentro de los propios hogares, son los hijos pequeños, quienes, ya con un punto de vista informado, educado y consciente, se encargan de “instruir” a los muchos adultos que aún no parecen reconocer la importancia de separar la basura, ahorrar el agua, o simplemente apagar un interruptor de lo que no están utilizando.

Seamos ejemplo o aprendamos a seguirlo

Cualquiera que sea el caso, nuestra edad, nuestro grado de madurez, nuestro papel ante nuestros hijos y  alumnos, y ante la sociedad, y nuestro deber de dejarles un mundo sustentable, nos deben  llevar, sin lugar a dudas, a ser los primeros y los más entusiastas en la planeación, aplicación e implementación de acciones que, por pequeñas que nos parezcan, ayudarán a resolver estos problemas que amenazan ese futuro que deseamos para ellos.

Algunas acciones sencillas a seguir en la casa o colegio:

  • Ahorrar agua.
  • Cerrar la llave al bañarnos, lavarnos las manos o cepillarnos los dientes.
  • Desconectar los aparatos eléctricos que no se estén usando.
  • Sembrar un arbolito o una planta siempre que podamos y cuidarlos.
  • Revisar las instalaciones de gas y las tuberías del agua para evitar fugas.
  • Llevar nuestro carrito o bolsa reciclable cuando vayamos al supermercado.
  • Utilizar termos y utensilios no desechables para nuestros alimentos y bebidas.
  • Cuidar de que las luces de las habitaciones estén apagadas en el caso de no estar usándolas.
  • Reciclar la basura: Separar la basura orgánica (restos de alimentos) e inorgánica (papel, cartón, vidrio y metales).
  • Reusar todo tipo de materiales que sean útiles.
  • No imprimir nada que no sea indispensable y preferir el correo electrónico.
  • Utilizar el transporte escolar y/o hacer rondas en los automóviles.
  • Escuchar música a un volumen moderado (el ruido también contamina).

¿Y los colegios?

Educar para el desarrollo sostenible no es importante: es vital.

Por demás está mencionar que los colegios tenemos la total y absoluta obligación de educar para la sustentabilidad y de convertirnos en organismos educativos sustentables al mismo tiempo.

En nuestro Colegio, contamos con diversos programas para lograr una educación en beneficio del planeta, entre los cuales se destacan:

  • Sustentabilidad como materia autónoma e integrada (a Ciencias Naturales, Biología y proyectos,  por ejemplo) desde preescolar hasta preparatoria, en la que se fomenta el amor por la naturaleza y los animales, así como la búsqueda de soluciones reales e innovadoras a los problemas ecológicos y ambientales de nuestra comunidad y el mundo.
  • El huerto, totalmente sustentable, que nuestros alumnos cultivan, cuidan y cosechan, utilizando recursos naturales y los desechos orgánicos e inorgánicos de nuestras propias instalaciones,
  • El programa de reciclaje (de diversos materiales de reuso) que desde hace algunos años nos distingue como Escuela Promesa.

En este mismo periodo y como parte de la preocupación que tenemos por entender, apoyar y solucionar la problemática que aqueja a nuestra ciudad, con motivo del corte de agua, nuestros alumnos de Bachillerato desarrollan un Proyecto-Reto que tiene como objetivo conocer a profundidad el sistema Cutzamala (sus orígenes y propósitos, su capacidad de abastecimiento, el por qué debe cerrarse en su totalidad y cuántas veces ha sucedido esto, etc.), para poder encontrar una solución efectiva y que este tipo de cortes puedan evitarse o realizarse con la menor afectación posible a la ciudadanía.

No olvidemos que nuestro compromiso como Familia Mazenod es también proteger, cuidar y preservar el entorno en el que vivimos, para que los hijos y nietos de nuestros hijos tengan la oportunidad de nacer y crecer en un mundo limpio, sano y auto sostenible.

Alejandra Ruiz Sánchez

Directora General