El papel del arte en la educación: una herramienta poderosa

Desde hace más de 20 años nuestro Colegio se ha distinguido por dar especial atención al desarrollo de las artes como parte esencial en la formación de nuestros alumnos.

EL teatro, la música y las artes plásticas están presentes durante toda su formación y en todos los niveles educativos que ofrecemos.

Hoy, que orgullosamente presentamos el trabajo de nuestros alumnos de 3° de Secundaria, con “El Fantasma de Canterville” y “El retrato de Dorian Grey” y 6°de primaria con “El rey León”, consideramos relevante hacer una reflexión acerca de la importancia de la inclusión de las artes en su formación como una de las herramientas más poderosas para el desarrollo de las habilidades y competencias que demanda el mundo del siglo XXI.

¿Por qué es importante brindar una educación artística integral?

A partir de la necesidad de desarrollar de manera global y equilibrada todas las dimensiones del ser humano, un modelo educativo integral debe incluir y colocar a  la educación artística en el mismo nivel de importancia que las materias que desarrollan el pensamiento lógico matemático o el lingüístico.

En nuestro colegio la enseñanza de las artes se estructura y se ofrece a partir de los cuatro pilares del conocimiento:

  • “Saber conocer”, teniendo como base la contemplación y la apreciación estética del mundo.
  • “Saber hacer”, para poder influir en nuestro entorno a partir de la imaginación y el pensamiento creativo.
  • “Saber convivir”, resolviendo problemas y planteando soluciones partiendo de la convivencia y el trabajo en equipo.
  • Y “saber ser”, que finalmente es un proceso fundamental en el que se integran diversos elementos de los procesos anteriores y que, desarrollándose desde el enfoque de la educación artística, permite a nuestros alumnos desarrollar un pensamiento crítico y libre, una mente flexible e incluyente y la capacidad de conocer y expresar sus emociones e ideas de manera asertiva, sensible, responsable y estética.

El arte como herramienta esencial en la educación del siglo XXI

El siglo XXI está ávido de profesionales talentosos, creativos, seguros de sí mismos y con la capacidad de creer y de crear. Es ahí donde la educación artística juega un papel clave a la hora de moldear la personalidad, las competencias y las habilidades de nuestros alumnos.

Las artes plásticas, la música y el teatro, son actividades importantísimas para su desarrollo integral, ya que les permiten crecer plenamente a nivel emocional y les brindan un espacio para plasmar sus alegrías, sus miedos, sus frustraciones y crear a partir de sonidos, de colores y de roles, de tal manera que en esos espacios el proceso de enseñanza aprendizaje se vuelve un depositario de sentimientos, emociones, imaginación y creatividad.

Les permiten también desarrollar innumerables habilidades como la motricidad fina y gruesa, lateralidad, capacidad creativa, manejo del espacio, concentración, atención y memoria, entre muchas otras.

Las artes en el Mazenod

Dentro de nuestros programas la elaboración de proyectos y la resolución de retos son un eje fundamental para la construcción del conocimiento y en las materias artísticas, cada obra representa un proyecto personal o de equipo, de tal forma que los alumnos llevan a cabo un proceso completo de planificación, organización, creación y ejecución que les ayuda a aprender y terminar sus obras, a sentirse seguros de sí mismos, a aprender a cerrar ciclos  y a sentirse orgullosos de ver esas obras como un resultado de su propio trabajo y esfuerzo personal.

Es así como los diversos trabajos y eventos que realizan nuestros alumnos alrededor de las artes (obras de teatro, conciertos, exposiciones de arte, show de talentos, etc.), no sólo les ayudan a desarrollarse de manera integral como seres humanos, sino que además fortalecen otras competencias cognitivas necesarias para el aprendizaje y la maduración de sus otras dimensiones (Intelectual, física, social, emocional, espiritual y ética).

Algunas de estas competencias son:

  • Planeación
  • Memoria
  • Reflexión y análisis
  • Pensamiento crítico
  • Incremento de la cultura y el vocabulario
  • Atención al detalle
  • Capacidad de predicción e inferencia
  • Trabajo en equipo
  • Tolerancia y empatía
  • Responsabilidad y disciplina
  • Resolución de problemas
  • Toma de decisiones

Para formar seres humanos competentes para el presente y capaces de diseñar y crear el mundo futuro, no basta con transmitir conocimientos y llenar sus mentes con miles de datos.

Por el contrario, el futuro que ya nos alcanzó exige que la educación evolucione al mismo ritmo y se preocupe por ver a los alumnos como seres integrales, hechos de mente, cuerpo, corazón, espíritu, creatividad e imaginación.  Y sólo si somos capaces de integrar el desarrollo de todos y cada uno de estos elementos en nuestros sistemas educativos, podremos garantizar la formación de los ciudadanos que nuestro mundo necesita.

Alejandra Ruiz S.

Directora General